¿Puede la dermatitis atópica afectar a la cara?

Sí, la respuesta es clara. La dermatitis atópica puede afectar a la piel de la cara, sobre todo por zonas que rodean los párpados, cejas, pestañas e incluso muy cerca de lo que son los ojos. El rascarse o frotarse el área de los ojos puede causar que la piel se irrite o cambie de color y forma. Algunas personas con dermatitis atópica desarrollan un pliegue extra de piel debajo de sus ojos, llamado como un pliegue atópico. Otras personas pueden tener párpados híper-pigmentados, lo que significa que la piel de los párpados se oscurece por la inflamación o fiebre del heno (ojeras alérgicas). También puede haber cejas y pestañas desiguales que pueden resultar de rascarse o frotarse.

La cara es muy comúnmente afectada en los bebés, que pueden babear en exceso, y se irritan por el contacto de la piel con su saliva al fluir.

La piel de una persona con dermatitis atópica pierde demasiada humedad de la capa epidérmica. Algunos pacientes con esta condición, no tienen una proteína llamada filagrina que es importante en la retención de la humedad. Este rasgo genético da pie a que la piel se vuelva muy seca, lo que reduce de una forma bastante elevada, su capacidad de protección. Además, la piel es muy vulnerable a sufrir los trastornos recurrentes, como las infecciones de estafilococos y estreptococos bacterianas de la piel, verrugas, herpes simplex, y el molusco contagioso (que es causada por un virus).

Como ves, la dermatitis atópica sí que puede afectar a la cara, además sin duda alguna y con todo tipo de evidencias científicas por parte de expertos. Lo más habitual es que afecte mucho más a los bebés y niños pequeños, pero también se da en adultos y es algo realmente molesto para todos aquellos que sufren esta condición.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *